Atención, TDAH

#tdah Algunos Consejos para enseñar a los pequeños el autocontrol, técnica de la tortuga.

El autocontrol es la capacidad de modular y controlar las propias acciones en una forma apropiada a su edad; la sensación de control interno.

Una persona se comporta de manera autocontrolada cuando es capaz de responder decidiendo, eligiendo su respuesta, más que reaccionando de un modo automático e impulsivo ante una situación. Frente a este comportamiento, la conducta impulsiva revela una carencia de respuesta intelectual, valorando la situación, y de decisión, orientada hacia las alternativas socialmente aceptadas.

Una incompleta o desordenada educación en la adquisición del autocontrol puede situar al niño en una posición de riesgo que indica otras líneas de problemas intelectuales, emocionales y sociales:

  • La primera línea abre la vía de los retrasos en el rendimiento: tareas incompletas, instrucciones no escuchadas, etc.
  • La segunda conduce, por un lado, hacia la desmotivación por ausencia de adquisición de satisfacciones a través de lo que otros niños encuentran adecuado o interesante y, por otro, hacia la acomodación en el intento de búsqueda de satisfacciones inmediatas (lo que en el futuro se estructura como tendencia a la búsqueda de sensaciones).
  • Y tercera, tan importante como las anteriores, surge de la desconexión con los iguales, que de no ser prevenida adecuadamente, conduce a la pérdida de oportunidades de adquirir competencia individual para la interacción social: baja asertividad, retraimiento, red personal de amigos escasa, etc.

La capacidad de inhibir los impulsos y de posponer la gratificación inmediata, en función de otra gratificación posterior, es esencial para que las estrategias de toma de decisiones puedan repercutir positivamente sobre la conducta.

Un escaso autocontrol supone un claro factor de riesgo en la medida en que facilita la búsqueda de la sensación inmediata, que no se es capaz de posponer en función de conseguir un objetivo mayor.

 

Juego de la tortuga para trabajar técnicas de autocontrol para niños de primaria

historia.de.Tortuguita

la_tecnica_de_la_tortuga control de la impulsividad

DESCARGA EL CUENTO EN PDF

Cuento utilizado en escuelas del programa PATHS creado por el psicólogo evolutivo Mark Greenberg y su colega Carol Kusché. (“Goleman, D. Emociones destructivas. Cómo entenderlas y superarlas. Ed.Kairós. Barcelona. 2003”)

HACER LA TORTUGA: en distintos contextos y siempre recurriendo al cuerpo, se les enseña a l@s niñ@s a respirar profundamente al tiempo que cruzan los brazos sobre el pecho (durante un minuto) provocando un efecto calmante. Es necesario que el adulto practique todas las veces que haga falta con el niño “Veo que estás muy enfadado. Vamos a tranquilizarnos. Yo haré contigo la tortuga. Inspiremos juntos…. ¿Ya estás más tranquilo?” Una vez interiorizada esta habilidad se les enseña a hablar consigo mismo, como un modo de controlar su conducta, que aprenda a utilizar el lenguaje como un sustituto de la representación conductual.


REFUERZO RECOMENSA:  cada vez que l@s niñ@s consiguen hacer la tortuga se les puede recompensar con un cuño de tinta de una tortuga o con un adhesivo (muestra para imprimir más abajo).

10 CONSEJOS PARA TRABAJAR EN CASA

  1. Entrena en auto instrucciones al niño/a. Las auto instrucciones consisten en un dialogo con uno mismo, donde el niño/a se irá dando instrucciones a si mismo de cómo actuar. Puedes dar un guion al pequeño y mostrarle como se hace. “Me voy a calmar, primero respiro, luego pienso, no hago nada….”

  2. Emplea el modelado de conducta. El modelado consiste en hacer nosotros de modelo de conducta, para ello podemos ejemplificar situaciones y hacer nosotros de modelo de cómo se debe actuar en esas situaciones determinadas.

  3. Monitoreo o guía de respuesta. En este caso, nosotros le daremos las instrucciones al pequeño y como un monitor le iremos guiando en su actuación, hasta que poco a poco pueda hacerlo por sí mismo.

  4. Técnicas de autocontrol. Existen diferentes técnicas de autocontrol que puedes mostrar al pequeño, le ayudaran a relajarse y controlarse, como la técnica de la tortuga o el juego del semáforo, ejercicios de respiración, etc. Estas técnicas serán desarrolladas en la próxima entrada del blog.

  5. Estrategias de solución de problemas es importante mostrar al niño/a estrategias para solucionar los problemas desde la reflexión y la calma, ya que de esta forma se llega a una solución constructiva del problema. A continuación voy a explicar los pasos: a) lluvia de ideas (consiste en que el/la niño/a diga todas las ideas que se le pasan por la cabeza para resolver el problema, aunque algunas de ellas pudieran parecer absurdas); b) Descartar las menos adecuadas (en este punto descartaremos aquellas que, tras el correspondiente análisis, creamos menos adecuadas); c) Toma de decisión (seleccionamos la que creamos que más beneficios nos va a proporcionar); d) Planificación: Establecer un plan para ponerla en práctica; y e) Puesta en marcha.

  6. Establece normas claras y concisas. Es importante que el pequeño conozca las normas y sea consciente de las consecuencias de sus actos.

  7. Establece límites. El niño/a debe saber lo que puede y no puede hacer, de esta forma sabrá que conductas puede llevar a cabo y cuáles no.

  8. No cedas ante las rabietas. Ante una rabieta, el niño/a reaccionará de forma impulsiva, no debemos reforzar este tipo de conducta, ya que si lo hacemos el pequeño aprenderá el mensaje de que así consigue lo que quiere.

  9. Refuerza sus logros. Cuando el pequeño consiga dominarse y controlar sus impulsos es fundamental que le muestres que te has dado cuenta y que lo valoras.

  10. Supervísale. Recuérdale como debe actuar, y las técnicas que habéis practicado.

    FUNTE:

    Celia Rodríguez Ruiz
    Psicóloga y Pedagoga
    @Celia_RodrigRu

    http://jofrepsicologos.es

 

Síguenos también en…