Atención, Competencia Lingüística, Grafomotricidad, Percepcion visual

Super abecedario para trabajar la escritura y la motricidad

Desde OrientaciónAndújar os compartimos un super abecedario para trabajar la motricidad fina de nuestros alumnos especialmente en infantil y primeros cursos de primaria.

ABECEDARIO EN FICHAS

DECARGA EL ABECEDARIO EN PDF

Super abecedario para trabajar la escritura y la motricidad

autora miss izza

La expresión de movimiento en el ser humano nos lleva a observar tres formas diferenciadas de experimentar y reproducir acciones referidas al movimiento voluntario: la movilidad global de la persona (referida a la marcha, la carrera, los lanzamientos, etc.), la oro motricidad (que nos lleva a vocalización de las palabras y sonidos guturales), y la motricidad de la pinza digital, también llamada motricidad fina (que nos llevan a la manipulación de las cosas y a la escritura, además de otras grandes funciones que podemos realizar con las manos). Estos tres bloques de la motricidad, a nivel neurológico y neuromotriz, funcionan de forma diferenciada y hay estructuras neurológicas encargadas para las diferentes funciones.

Nuestra exposición se centra en la motricidad fina de la pinza digital. Desde esta motricidad fina, trataremos lo referente a la ejecución de movimientos relacionados con el aprendizaje de la escritura.

2.- MOTRICIDAD FINA

La motricidad fina, micro-motricidad o motricidad de la pinza digital tiene relación con la habilidad motriz de las manos y los dedos. Es la movilidad de las manos centrada en tareas como el manejo de las cosas; orientada a la capacidad motora para la manipulación de los objetos, para la creación de nuevas figuras y formas, y el perfeccionamiento de la habilidad manual.

La actividad motriz de la pinza digital y manos, forma parte de la educación psicomotriz del escolar. Su finalidad es la de adquirir destrezas y habilidades en los movimientos de las manos y dedos.

Se desarrolla con la práctica de múltiples acciones como:

Coger – examinar – desmigar – dejar – meter – lanzar – recortar.

Vestirse- desvestirse – comer – asearse

Trabajos con arcillas. Modelados con materia diferente

Pintar: trazos, dibujar, escribir.

Tocar instrumentos musicales. Acompañar.

Trabajos con herramientas: soltar – apretar – desarmar – punzar – coser – hacer bolillos.

Juegos: canicas – tabas – chapas – cromos – imitar – hacer pitos.

Bailes: sevillanas, danzas, palmas, etc.

Otras acciones diversas.

Por tanto, el concepto de motricidad fina se refiere a los movimientos de la pinza digital y pequeños movimientos de la mano y muñeca. La adquisición de la pinza digital así como de una mejor coordinación oculomanual (la coordinación de la mano y el ojo) constituyen uno de los objetivos principales para la adquisición de habilidades de la motricidad fina.

Se trata de estudiar una conducta motriz humana orientada hacia una tarea tan educativa como la de escribir. La escritura representa una actividad motriz común que requiere el control de esos movimientos, regulados por los nervios, músculos y articulaciones del miembro superior. Está asociada a la coordinación visomanual. La escritura requiere la organización de movimientos coordinados para reproducir los alógrafos propios de las letras que deseamos escribir.

Requiere el dominio de elementos: conceptuales, lingüísticos y motores. Las destrezas de la motricidad fina se desarrollan a través del tiempo, de la experiencia, de las vivencias y referencias espacio temporales, y del conocimiento. El control requiere conocimiento y planificación para la ejecución de una tarea, al igual que equilibrio en las fuerzas musculares, coordinación y sensibilidad natural.

La actuación manipulativa comienza desde los primeros momentos de vida, con el reflejo prensil. El niño coge objetos y a través de esa acción estimula los receptores táctiles. La manipulación como actividad del niño se da en todo el manejo de las cosas, los trabajos con arcilla, modelado de ceras, plastilinas, amasamientos, presiones sobre pelotas de espuma, adaptaciones a las pelotas de juego, en la utilización de los instrumentos musicales, al dibujar, escribir, recortar, juegos de canicas, de tabas, de chapas, de platillos, tareas de autonomía propia como lavarse, comer, vestirse, etc.

Isabel Cabanellas (1994) analiza el proceso de aprendizaje consciente en el acto del dibujo y la manipulación con la materia plástica. Ha realizado interesantes investigaciones con niños de seis meses en adelante y describe la importancia que tienen estas actividades y la influencia sobre la maduración,  y destaca que:

– La creación de un acto no es algo pre-dado, sino que es algo construido.

– Parte de la interacción entre el sujeto y el objeto.

– Destaca el carácter interactivo de los sistemas de actuación.

– Se apoya en la existencia de una conciencia primaria desde la que se originan diversos impulsos de actuación, por los que en el sujeto se genera un interés por conocer y mejorar.

– Considera los procesos conscientes como parte esencial del acto para integrar la consciencia primaria con una consciencia de orden superior.

En todos estos trabajos se activan los sentidos cinestésico, táctil, visual…. Estos sentidos, a veces, están vinculados entre sí y actúan interactivamente con los sistemas de actuación. En el trabajo manual, el sistema táctil tiene gran responsabilidad en la información. Depende de los receptores de la piel. El sistema cinestésico registra el movimiento por medio de los receptores en los músculos, tendones y articulaciones, que facilitan información respecto al movimiento de los diferentes segmentos corporales.

 Le Boulch considera imprescindible la actividad manual y la propia coordinación ojo-mano, por cuanto de ella depende la destreza manual indispensable para el aprendizaje de la escritura. Especialmente la destreza fina o movimiento propio de la pinza digital.

Cratty, en un detallado estudio sobre la actividad manual plantea que: “A medida que los niños establecen contacto con objetos por medio de sus manos, pasan por tres fases generales: 1) contacto simple; 2) presión palmar rudimentaria e inspección; y 3) formación de copias motrices exactas de los objetos, mediante su inspección táctil precisas”.

La actividad manipulativa es tan importante, que buena parte de la conducta humana está basada en la manipulación. Todas las referencias orientadas a la medición de la fuerza en los niños están referidas a la fuerza prensil de las manos. Incluso la misma formación de la voluntad pasa por esta constancia de trabajos manuales.

Dentro de esta actividad óculo manual distinguimos lo que es destreza fina y destreza gruesa. La destreza fina está basada en los movimientos de la pinza digital; la destreza gruesa abarca los movimientos más globales del brazo en relación con el móvil que manejamos y donde generalmente hay  desplazamiento e intervención de la motricidad general.

La trascendencia del desarrollo y dominio manual en relación con los aprendizajes escolares es defendida por todos los educadores y psicólogos estudiosos del movimiento. Para el ser humano, la mano es el vehículo fundamental de aprendizaje, por l

Síguenos también en…

4 Comments

  1. Fátima

    Muchas Gracias.
    Muy práctico este material para trabajar las letras del abecedario.

    Felicitaciones a quien se dedica a diseñar tan estupendo material.

  2. sandra jimenez

    enamorados gines y maribel. de verdad gracias por sus aportes a la educacion.
    por esas pequeñas pero grandes orientaciones que me permiten mejorar mi hermosa labor
    abrazos y agradecimientos colombianos

  3. William

    Curiosamente, para ser una página en nuestro idioma, este abecedario no incluye la consontante más particular de nuestro idioma, la ñ.

Trackbacks / Pings