Nuevas Metodologías, Trabajo cooperativo

técnicas cooperativas simples para empezar a cooperar en Educación Primaria

Ante la sociedad tan diversa en la que vivimos aparece una educación con nuevas expectativas que
dejan de lado todo lo tradicional. Como maestros de futuras generaciones deberíamos plantearnos
la reflexión sobre cómo atender a todos los alumnos del aula, entendiendo que cada niño tiene unas
características completamente diferentes a las de los demás.

Actualmente, en los sistemas educativos se pueden observar numerosos desperfectos referentes a
las metodologías que muchos maestros utilizan en sus aulas. Continúan apostando por la
competitividad, por la figura de un maestro líder, por clases donde no se valoran las diferencias…

Os en esta pestaña materiales de Cooperativo editadas por el Colectivo cinética. En esta ocasión técnicas cooperativas para empezar a cooperar en Educación Primaria.

CABEZAS JUNTAS NUMERADAS, CONTROVERSIA ACADÉMICA, EQUIPOS DE OYENTES, ENTREVISTA SIMULTÁNEA, FOLIO GIRATORIO, FRASE/FOTO/VÍDEO MURAL, INVENTARIO COOPERATIVO, LA LISTA, LÁPICES AL CENTRO, PAREJAS COOPERATIVAS DE LECTURA, PLACEMAT CONSENSUS, RESUMEN EN PAREJA, UNO-DOS-CUATRO.

DESCARGA EL DOCUMENTO EN PDF

técnicas cooperativas simples para empezar a cooperar en Educación Primaria

 elaborado por Eva Torija Noguerales y Francisco Zariquiey Biondi para Colectivo Cinética.

Las aulas están formadas por niños y niñas procedentes de realidades ambientales y educativas
muy diferentes. A su vez, cada uno de ellos tiene sus propias motivaciones, actitudes e intereses,
apenas coincidentes. Todo esto ha hecho que la heterogeneidad sea una de las principales
características de cualquier entorno educativo.
Aparece una situación problemática cuando muchos maestros que se encuentran en las aulas
utilizan metodologías de enseñanza-aprendizaje tradicionales procedentes de contextos educativos
en los que las aulas se entendían como contextos homogéneos (Gómez Gutiérrez, 2007).
Simplemente se dedican a transmitir conocimientos teóricos de manera objetiva, sin hacer que el
proceso de enseñanza-aprendizaje sea significativo, sin darle importancia a esa parte tan
fundamental de la educación que es la de enseñar a los niños a ser personas respetuosas con las
diferencias, comprometidas con el mundo, responsables individual y colectivamente, capaces de
reflexionar y con un sentido crítico.
Al hilo de esto, el autor Pujolàs Maset (2008) apuesta por sistemas educativos, escuelas y aulas
inclusivas donde todos los alumnos se beneficien de una enseñanza adaptada a las necesidades
de cada uno. Favoreciendo al máximo el desarrollo de todos y la cohesión de los miembros de
cualquier comunidad. Explica que, si se apuesta por esta opción, hay que dejar de lado muchos
métodos que se emplean, ya que atender a la diversidad es un proceso que requiere una pedagogía
compleja.
El aprendizaje cooperativo es una forma de trabajo en grupo que pretende dar respuesta a la
heterogeneidad, donde cada uno de los componentes es fundamental para llevar a cabo cualquier
objetivo.
Cooperar, según el Diccionario de la Real Academia Española (2001) es “obrar conjuntamente con
otro u otros para la consecución de un fin común”.
Lo característico del aprendizaje cooperativo no es que los alumnos trabajen juntos, sino que lo
hagan de modo cooperativo, es decir, de modo que los objetivos de los participantes se hallen
vinculados de tal forma que cada cual sólo pueda alcanzar sus objetivos si, y sólo si, los demás
consiguen los propios (Rué, 1989). Así pues, en un ambiente de trabajo cooperativo, los alumnos
intentan “obtener resultados que sean beneficiosos para ellos mismos y para los demás miembros
del grupo.

Síguenos también en…