Grafomotricidad, MOTRICIDAD

Recopilatorio de fichas pintura de dedos

La pintura de dedos es una forma divertida de iniciar a los bebés y a los niños más pequeños en el arte y en la expresión artística. Para poder realizar esta actividad tan solo se necesitan pinturas (especial para manos no tóxicas), folios y cartulinas. Debemos tener en cuenta que es una actividad aconsejable para niños mayores de 6 meses (nunca antes), ya que esa es justo la edad en la que los niños están ya preparados para desarrollar mejor el tacto y la sensibilidad artística, lo que les permite comenzar a crear con una total libre expresión.

 

La pintura dactilar es una tarea que los niños pueden realizar desde una edad temprana, siempre con la supervisión de un adulto. Dibujar con los dedos estimula la creatividad del peque, además permite potenciar su coordinación. Es una actividad que solo requiere de unos botes de pintura para su realización y que a los niños les divierte y entretiene mucho. 

Son numerosos los beneficios que aportan los ejercicios de pintar con los dedos, como la estimulación de la coordinación motora y la psicomotricidad fina de los dedos y manos, expresar la creatividad y la imaginación del peque o facilitar el conocimiento de los diferentes colores y las distintas texturas. 

       

 

 

 

Pintar con los dedos del niño es una de las formas de expresión creativa que más satisfacción emocional proporciona a los niños pequeños. Les ayuda a fortalecer los músculos de sus manos y dedos y a aprender de primera mano cómo se mezclan los colores.

La pintura con los dedos es usual en el arte infantil,  facilita el aprendizaje por sus efectos sutiles y un mayor control directo sobre las tonalidades.

 

 

 
 

 

 

 
 

Beneficios de pintar con los dedos

 

  • Es muy divertido y eso hace felices a los peques

Este es, probablemente, el mejor beneficio de pintar con los dedos, y es que los niños disfrutan mucho haciéndolo. Además, la diversión, la risa y el placer estimulan su desarrollo psíquico de una forma sana. Sin embargo, es posible que algunos niños desde temprana edad sientan rechazo a ensuciarse, y esto debemos tenerlo muy en cuenta también, ya que en estos casos es probable que el niño o niña en cuestión no disfrute la actividad, caso en el que sería mejor dejar de pintar y nunca obligar al niño a hacer algo que no desee. ¡Recuerda que se trata de que sea algo bonito y divertido!

 

  • Pintar despierta su imaginación

La variedad de colores que van apareciendo con el movimiento de dedos, manos e incluso pies, va sorprendiendo a los niños a cada instante. Esto hace que se despierte su imaginación y su creatividad, a la vez que permite que comiencen a tener una mejor relación con el aprendizaje de los colores.

 

  • Estimula su coordinación motora

Mientras los niños pintan con dedos, manos y pies, se estimula su motricidad fina. Esto ayuda a que tengan un mayor control de sus manos y dedos en cada manualidad o actividad que hagan, o cada color que elijan. Y es que pintar con los dedos es tan estimulante para su desarrollo motor como puede serlo el recortar o el escribir.

 

 

 

  • Desarrolla la sensibilidad táctil

El estar en contacto con la pintura directamente hace que los más pequeños también vayan aprendiendo nuevos conocimientos sobre texturas lisas y húmedas. Esto puede estimularse aún más si se les facilita papel corrugado y de otras texturas para que puedan experimentar con más cosas.

 

  • Mejora la autoestima de los niños

Pintar con los dedos ofrece la oportunidad, a los más pequeños, de poder ser creadores independientes, puesto que no precisan de un pincel u otro tipo de herramienta ni técnica que aún no saben utilizar. Este reconocimiento a su autonomía para crear les permite adquirir también confianza en lo que hacen, así como aumentar el contacto y el tiempo que pasan junto a sus padres o a sus maestros y compañeros. Si además se les felicita después por su trabajo mejor que mejor, puesto que esto también ayudará a fomentar y a estimular su autoestima.

Son muchos los beneficios que tiene el pintar con los dedos, pero es más grande todavía esa sensación que tienen los peques al pensar que están haciendo y creando algo grande, y además solitos. Eso sí, no olvides ese día vestirles con ropa cómoda y vieja que pueda dañarse y ensuciarse sin problemas, así como buscar un espacio amplio para que puedan trabajar sin problemas, como una mesa o en el propio suelo cubierto con cartones o plásticos. Y es que es muy importante que a la hora de realizar esta actividad uno pueda ensuciarse sin gritos ni lamentaciones, pues de ello dependerá, en buena medida, que puedan ser totalmente libres y felices.

También te puede interesar:

Acerca de orientacionandujar

Orientación Andújar no es solo un blog, es la apuesta personal de dos profesores Ginés y Maribel, que además de ser pareja, son los encargados de los contenidos que encontramos dentro del blog y en el cual, vuelcan la mayor parte del tiempo, que sus tareas como docentes, y voluntarios en sus meses de verano les permite.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.