Altas Capacidades

Signos que delatan al niño superdotado en sus diferentes edades

Signos que delatan al niño superdotado en sus diferentes edades.

A continuación, se detallarán algunos signos que pueden significar que se trata de un niño superdotado. Estos signos son diferentes según la edad del niño:

Hasta los dos años.

  • Son bebés muy demandantes y que se sobrestimulan fácilmente.
  • Tienen un alto nivel de coordinación psicomotriz (p. ej. levantan la cabeza antes del primer mes de vida).
  • Dicen su primera palabra entorno a los cinco meses de vida, siendo capaces de mantener una conversación a los dos años con un amplio vocabulario para su edad.

“Muestran un amplio vocabulario a una edad muy temprana”.

A los dos años y medio.

  • Dibujan la figura humana. Realizan puzles de veinte piezas.
  • Memorizan cuentos, refranes y canciones.
  • Saben contar hasta diez.

“Muestran una gran facilidad para memorizar cuentos, poemas o canciones”.

A los tres años.

  • Aprenden a leer y escribir de forma autodidacta.
  • Muestran una especial curiosidad por aprender.

Entre los cuatro y los seis años.

  • Tienen una memoria privilegiada, siendo capaces de recordar imágenes, sonidos y objetos con gran precisión.
  • Muestran una curiosidad insaciable y una gran imaginación y creatividad (p. ej. crean sus propias historias).
  • Leen fluidamente desde los cuatro años y disfrutan leyendo.
  • Muestran una comprensión rápida e intuitiva.
  • Reaccionan de forma exagerada ante estímulos fuertes (hipersensibilidad sensorial).
  • Experimentan las emociones de manera intensa (p. ej. reaccionan de forma exagerada a una película triste) y tienden a preocuparse.
  • Identifican las emociones ajenas con precisión.
  • Comprenden y manejan conceptos abstractos complejos, mostrando preocupación por cuestiones existenciales (p. ej. sobre el origen humano o la muerte).

“Se plantean dudas o conceptos abstractos que son muy poco frecuentes en niños de su edad”.

Con más de seis años.

  • Muestran poco interés por las aficiones propias de su edad (p. ej. deportes o dibujos animados). Disfrutan con actividades más adultas (p. ej. ajedrez, cálculo, pintura o música) y, por ello, se sienten más cómodos relacionándose con personas de mayor edad.
  • Son independientes, autocríticos, perfeccionistas y competitivos, por lo que pueden tener rabietas al perder o no saber hacer algo (esto se debe a que están acostumbrados a realizar tareas que son capaces de resolver con facilidad, no habiendo desarrollado por ello tolerancia a la frustración). También tienen capacidad de liderazgo.

“Suelen ser perfeccionistas y competitivos”.

  • Poseen su propio sentido de la justicia, de forma que pueden cuestionar las normas o a la autoridad si consideran que las normas no tienen sentido.
  • Muestran gran habilidad metacognoscitiva (recuerdan los problemas resueltos, conectan distintos conceptos, plantean y resuelven problemas nuevos). Les gusta buscar diferentes soluciones a un único problema, mostrando gran creatividad.
(2) – El ajedrecista Samuel Reshevsky jugando simultáneas a los 5 años

Posibles errores al diagnosticar a un niño superdotado.

El comportamiento de los niños superdotados guarda cierta similitud con otros diagnósticos, algo que deben tener en cuenta tanto el psicólogo como el profesorado. Por ello, debe realizarse un diagnóstico diferencial muy preciso.

¿Cómo puede distinguirse la precocidad intelectual de la superdotación?

Es necesario aclarar que la precocidad intelectual es un fenómeno evolutivo, pues el niño demuestra habilidades, aptitudes o capacidades antes de lo esperable biológicamente (p. ej. comienza a andar antes del año, a construir frases antes del año y medio, a controlar sus esfínteres antes del año y medio, etc.). Así, estos niños muentran un comportamiento y una capacidad de aprendizaje similar a niños de mayor edad.

Si bien es cierto que estos niños presentan un mayor número de recursos intelectuales en comparación con sus compañeros, su capacidad intelectual es completamente normal, pues no se trata de un fenómeno cognoscitivo, sino que el menor presenta una mayor madurez de los sistemas neuromotores y neurosensoriales. Entonces, ¿cómo se puede diferenciar la precocidad intelectual de la superdotación?

“No siempre la precocidad intelectual es sinónimo de ser superdotado”.

También te puede interesar:

Acerca de orientacionandujar

Orientación Andújar no es solo un blog, es la apuesta personal de dos profesores Ginés y Maribel, que además de ser pareja, son los encargados de los contenidos que encontramos dentro del blog y en el cual, vuelcan la mayor parte del tiempo, que sus tareas como docentes, y voluntarios en sus meses de verano les permite.

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.