actividades dislexia, Atención, competencia léxica, Competencia Lingüística, dislexia, Escritura Creativa, estimulacion cognitiva

Actividades dislexia Ordenamos palabras para formar frases

La conciencia morfo-sintáctica es la que desarrolla la capacidad del estudiante para reflexionar y tener claridad sobre la concordancia de número y género, la combinación y el orden que tienen las palabras, para conformar un mensaje coherente. El desarrollo de esta conciencia busca, a partir de la reflexión oral, que el estudiante reconozca la existencia de reglas para la elaboración de oraciones, a fin de que el mensaje sea interpretado de forma correcta por su receptor. Esta conciencia está estrechamente vinculada con el significado del mensaje.

Desarrolla la reflexión de la función que cum­plen las palabras en la expresión de sus ideas (el orden de las palabras dentro de la oración) y la forma en que se estructuran para que tengan sentido y se produzca la comunicación (dos personas se comunican, solo si se entienden). Además, posibilita que el estudiantado reconozca que existen reglas para estructurar oraciones como la concordancia entre género y número; y, de esa manera, producir mensajes coherentes; por ejemplo en forma oral se expresa la oración /La niña conversa con sus amigas/, si se suprime la palabra /La/, reflexionar sobre ¿qué sucede con la oración?, ¿cambia o no su significado? Así se reflexiona acerca de la función que cumple cada palabra y lo que pasa con el significado de la oración.

 

 

 

VIDEO EXPLICATIVO 

ACTIVIDAD ordenar palabras para formar frases

EJEMPLO DE LA ACTIVIDAD

_1 _2 _3 _4 _5 _6 _7

DESCARGATE LA ACTIVIDAD EN PDF

Lectoescritura ORDENAMOS PALABRAS PARA FORMAR FRASES

OTRA ACTIVIDAD INTERESANTE dislexia 

Actividades dislexia Construimos palabras compuestas

todas las plantillas para hacer tus propias actividades

 Pirámide de Palabras dejamos plantilla y soluciones

 

Otras actividades interesantes

Son varias las actividades que se pueden sugerir para este propósito:

  • Solicitar a niños y niñas que formulen oraciones con la palabra que está siendo el eje de estudio. Elegir una oración y contar el número de palabras. Tomando la oración con mano: “La maestra mueve la mano”, representarla con círculos (nunca escribir la oración). Dibujar en el pizarrón un círculo por cada palabra y preguntar que puede ocurrir si a la palabra “la” se le pone al final, luego de mano. Reconocer que la oración no tiene ningún sentido: /maestra mueve la mano la/. Repetir la actividad cambiando de lugar otras palabras y reflexionando sobre el significado.
  • Decir oraciones sin concordancia o en desorden para que los niños y niñas las ordenen de manera oral.
  • Tomar conciencia de que hay siempre ciertas parejas que van juntas. Por ejemplo: “la maestra”; “la mano”, que no pueden ir “maestra la”; “mano la”.
  • Aumentar las palabras de la oración. Pedir una palabra al inicio. Reconocer que no cualquier palabra puede ir al inicio para que tenga sentido. En relación con la oración del ejemplo, pueden anteponer: siempre, nunca, hoy, que son palabras que sitúan cuando la profesora mueve la mano. Pedir palabras que puedan ir al final. En este caso pueden proponer: derecha, sucia, izquierda. Reflexionar con los niños y niñas que estas palabras hablan de la mano, dicen cualidades de la mano.
  • Realizar preguntas a la oración con los pronombres interrogativos: quien, cómo, cuándo, qué, para qué. Ejemplo:
  • ¿Quién mueve la mano? Sustituir por otras palabras que cumplan la misma función en la oración. Por ejemplo: en vez de la maestra, decir: yo o el nombre de un compañero o compañera.

Síguenos también en…