educación para las emociones, Nuevas Metodologías

10 fichas de 3 Ejercicios para trabajar EMOCIONES en primaria

La importancia del desarrollo de la inteligencia emocional en las personas, radica en su capacidad para formar ciudadanos sanos y equilibrados. En la escuela, mediante la educación emocional, podemos y debemos fomentar el desarrollo de la inteligencia intrapersonal e interpersonal de cada niño.

 

 

 

 

En la vida existen pilares fundamentales para el desarrollo del ser humano como son la familia, la escuela y la sociedad. Así pues, consideramos que la persona nace en el seno de una familia, la cual debe proporcionar además de la alimentación, el cobijo, la afectividad y la seguridad para desarrollarse como persona. En la escuela debemos continuar el proceso de desarrollo personal proporcionando estrategias y facilitando situaciones en la que el niño se desenvuelva y se relacione con otros seres humanos. En la sociedad, último pilar, es donde tanto el niño como su familia están inmersos y se relacionan. Guiados por nuestra sociedad establecemos vínculos y modos de relacionarnos.

Pero, ¿qué ocurre cuando un niño no crece en lo que podemos considerar como familia ideal?, ¿qué podríamos hacer desde la escuela?, ¿qué sucede cuando la sociedad está dirigida por valores lejanos a la solidaridad y al apoyo relacional?.

Actualmente trabajo como educadora en un centro de acogida de menores, en este centro residen menores cuyas familias se consideran desestructuradas, ya sea por motivos personales de algún progenitor del menor: enfermedad mental o discapacidad de algún progenitor por la cual no puede hacerse cargo del menor, causas judiciales de los mismos, abandono del menor en la calle o la vivienda…; ya sea por motivos sociales y económicos: situación de marginación y pobreza, ausencia de vivienda o poseen vivienda pero carece de las condiciones necesarias (luz, agua, mobiliario, higiene) para vivir, etc.

La labor que desarrollamos en el centro de acogida es ante todo de amparo y protección del menor. Por ello es muy importante el conocer cómo ha sido el desarrollo personal del menor antes del contacto con el centro de acogida. Para algunos niños es la primera vez que duermen en una cama, se duchan con agua caliente, comen un menú completo en una mesa, van bien vestidos o asisten con regularidad y puntualidad a la escuela.

Cuando he asistido al colegio concertado donde he desarrollado el periodo de Prácticum de este Grado de Maestro en Educación Primaria, me encuentro con otra realidad diferente a la vivida en el centro de acogida. Estos niños proceden de familias normalizadas en la sociedad, con esto quiero decir, que son niños que asisten a la escuela porque aparentemente tienen unos padres o familiares que se preocupan por llevarlos diaria y puntualmente al centro escolar, asisten al colegio bien vestidos, nutridos y con el material escolar necesario para afrontar la jornada escolar.

Por lo que me cuestiono: ¿qué es lo que tienen de común todos los niños?, ¿qué necesidades son comunes a todos los niños que inician la etapa escolar de Primaria?, ¿qué es lo que podemos hacer como maestros en la escuela para incluir las realidades personales de nuestros alumnos?

Cuando los niños inician la etapa de Primaria, para unos es la primera toma de contacto con la institución educativa, para otros es simplemente un paso de la etapa Infantil a la siguiente etapa. 1

Murcia Ferrández, Carmen María

Murcia Ferrández, Carmen María

Por lo que, es en definitiva una época de cambios: cambio de rutinas, otros horarios, nuevos referentes…La etapa escolar de Primaria demanda por parte del alumno: maduración personal, independencia y autonomía.

Es común denominador la presencia de sentimientos y emociones en los niños cuando se relacionan y realizan actividades en la escuela. Los maestros recibimos a los alumnos con su “mochila personal” cargada de emociones y sentimientos, algunas de ellas están casi llenas, pero otras están algo vacías y además presentan emociones distorsionadas y mezcladas de carencias de afecto. Por eso, es importante, y en el presente trabajo lo vamos a explicar, todo aquello relacionado con la inteligencia emocional y la educación emocional.

El trabajar la inteligencia emocional no es una tarea concreta, sino que es un trabajo continuo que se debe desarrollar durante toda la vida de la persona y en todos los ambientes donde ésta se relacione, por lo que en esta etapa escolar consideramos que están implicados agentes de la escuela y la familia en el desarrollo emocional de los niños.

A la hora de reconocer las emociones y sentimientos de los niños, no se trata de que ellos han de estar siempre alegres o tristes, consiste en: identificar cómo se encuentran, aprender a encontrar un equilibrio emocional, saber cómo regular las emociones y los sentimientos cuando nos encontramos de una manera en concreto.

Teniendo presente mi experiencia personal, me conmueve el intentar que los niños sean capaces de conocer y responderse a sí mismo a cuestiones tales como: cómo se encuentran, cómo son, qué es lo que quieren para su vida, cómo me relaciono, además de aprender qué es lo que puedo hacer para mejorar mi situación personal y mis relaciones con los demás.

Por lo que mi intención es la de plantear un programa de intervención educativa para una clase de tercero de Educación Primaria, con el fin de poder desarrollar estrategias que fomenten la Inteligencia Intrapersonal: aprender a reconocer nuestras emociones y sentimientos; y la Inteligencia Interpersonal considerada como la capacidad de relacionarnos con los demás, poder comprenderles e interactuar de forma sana y enriquecedora.

Síguenos también en…

Acerca de orientacionandujar

Orientación Andújar no es solo un blog, es la apuesta personal de dos profesores Ginés y Maribel, que además de ser pareja, son los encargados de los contenidos que encontramos dentro del blog y en el cual, vuelcan la mayor parte del tiempo, que sus tareas como docentes, y voluntarios en sus meses de verano les permite.