Sin categoría

Cómo conseguir que los niños coman sano

Las cifras de obesidad infantil son un hecho muy inquietante. España es el cuarto país europeo con más obesidad, alcanzando cifras tan alarmantes como el 40% de sobrepeso u obesidad entre los 3 y los 8 años. Desde la niñez hasta la juventud adulta (de 3 a 24 años), un 34% de personas tienen obesidad, una cifra menor a la anterior citada pero igual de preocupante.

 

La obesidad es una enfermedad provocada por la mala conducta alimenticia, entre otros factores. El problema de esta no es solo el sobrepeso, es que de ella derivan muchos problemas de salud. La obesidad en la niñez está asociada con una mayor probabilidad de sufrir enfermedades de adulto como la diabetes tipo 2, determinados tipos de cáncer o enfermedades cardiovasculares, además de una alta probabilidad  de seguir siendo obeso de adulto.

 

Para evitar esto debemos inculcar a nuestros hijos un modo de vida saludable. La actividad física es necesaria desde la niñez pero lo más importante es la alimentación. Una combinación de ambos brinda grandes beneficios  para la salud. Se nos ha enseñado que los niños tienen que comer galletas, chocolate, bollos, zumos y demás alimentos ultraprocesados y con grandes cantidades de azúcar  e incluso muchos padres se plantean si no debo darles eso, ¿entonces que le doy a mi hijo? Pues comida natural. Un niño, precisamente porque está creciendo y necesita nutrientes, debe comer alimentos naturales: frutas, verduras, legumbres, grasas buenas, proteínas sin procesar… lo mismo que deben comer los adultos.

 

La idea de que un niño tiene que comer ultraprocesados está totalmente impuesta por la sociedad, y la atracción de ellos por ese tipo de comidas, así como el pensamiento de los padres de que es lo mejor para sus hijos no es más que fruto del marketing. Los anuncios, envoltorios y cajas de comida ultra procesada están repletos de dibujitos y colores llamativos. Estos son elementos persuasivos para hacer que el niño quiera ese producto y que el padre piense que es el adecuado para él. ¿Qué niño va a elegir una caja de fresas de madera teniendo cerca una caja de galletas con bob esponja que además trae una figura de regalo?

 

Tendría que haber muchos cambios en la sociedad para acabar con la obesidad infantil. Podrían empezar con empaquetar la comida sana de una manera más llamativa y la ultra procesada menos, quitar tantos anuncios de comida poco saludable de la franja horaria infantil, reducir el precio de la comida natural y aumentar el de la que es perjudicial para la salud… Como la sociedad todavía no está mentalizada para realizar estos cambios, es importante empezar con la educación de los niños en casa, desde que son muy pequeños.

 

 

Como sabemos que no es tarea fácil, a continuación os dejamos algunos consejos:

 

  1. Hay que ir despacio: si tu paladar está acostumbrado al azúcar, debes ir haciendo pequeños cambios hasta que disfrute de comidas no azucaradas. Por ejemplo, no pases del cola cao con galletas al cacao puro en polvo, prueba a hacer un batido con cacao, plátano y leche. O sustituye las galletas industriales por galletas saludables hechas en casa y endulzadas con dátiles o fruta.

 

  1. Cocinad juntos: demostrar que cocinar es divertido y que se pueden hacer cosas ricas y saludables. Los expertos señalan que es una de las mejores maneras de inculcar buenos hábitos alimenticios a los más pequeños. “Cada vez nos llegan más consultas sobre cuáles son los pequeños electrodomésticos que pueden utilizar de forma segura los más pequeños de la casa”, apunta Isabel Delgado, fundadora de My Little Kitchen. Con estos electrodomésticos seguros, podrás hacer con tus hijos la versión sana de sus alimentos preferidos.

 

  1. Los padres tienen que ser un ejemplo: en casa todos tienen que comer igual de bien, no puedes pretender que tu hijo coma verde si tú estás comiendo delante suya pizza y chuches, la coherencia es muy importante. Explícales la importancia de comer sano para que no solo sea por que si y ellos puedan entenderlo.

 

  1. Haz recetas ricas y esconde la verdura en otros alimentos: no pretendas que tu hijo se coma un brócoli hervido con sal, porque ni a ti te puede resultar apetecible. Haz pasteles de verdura, boloñesa con mucha verdura picada pequeña, hamburguesas de pescado con verduras…así el plato será mucho más vistoso y será más fácil que los niños coman.

 

  1. No los premies con ultraprocesados: es contraproducente. Premialo con buenas palabras, diciéndole lo bien que lo han hecho. Dándoles comida basura estás demostrando que es normal que no les guste lo sano y que cuando lo acaben podrán obtener algo rico.

 

 

Sabemos que no es algo sencillo conseguir que tu hijo coma saludable y que hay muchos factores externos que lo complican, pero el truco está en no rendirse, tener paciencia y educarlos para que disfruten de comer sano.

 

 

 

También te puede interesar:

Acerca de orientacionandujar

Orientación Andújar no es solo un blog, es la apuesta personal de dos profesores Ginés y Maribel, que además de ser pareja, son los encargados de los contenidos que encontramos dentro del blog y en el cual, vuelcan la mayor parte del tiempo, que sus tareas como docentes, y voluntarios en sus meses de verano les permite.

1 Comentario

  1. MarisaTeach

    Buenos días. Ahora nos toca en imágenes