VIDEOS EDUCATIVOS

“La Luna”, un maravilloso corto de animación para reflexionar sobre cómo enseñar a los niños

La enseñanza del pensamiento crítico es uno de los mayores dones que podemos brindar a nuestros hijos, ya que les brinda la habilidad de afrontar y resolver problemas de manera efectiva en la vida. A lo largo de su vida, encontrarán obstáculos que no podremos eliminar por completo, incluso con todo nuestro amor y apoyo como padres. Sin embargo, es precisamente enfrentando estos obstáculos que podemos aprender y crecer, convirtiéndonos en personas más fuertes y capaces de enfrentar cualquier desafío que se presente. Por lo tanto, enseñar a pensar es un regalo valioso que puede marcar una gran diferencia en la vida de nuestros hijos.

Escrito y dirigido por Enrico Casarosa (RatatouilleUp), el corto es la historia del primer día de trabajo en familia de un pequeño niño. Dentro de la barca acompaña a su padre y a su abuelo que, por primera vez, le descubren el trabajo que a partir de ese momento él también tendrá que hacer. Y ese es el punto interesante: el debate entre tradición e innovación, entre hacer las cosas como se han hecho siempre o si hay que cambiar y encontrar nuevas maneras de hacer desde la creatividad, la intuición y la pasión.

El abuelo y el padre rivalizan ante el niño para quedarse como el que más y mejor conoce el oficio. La disputa tiene que ver con el ego ya que quien más conocimientos tiene es el encargado de instruir el pequeño aprendiz. Pero el giro maravilloso de la historia llega cuando el niño se rebela como el auténtico maestro en resolver un imprevisto técnico ante la incapacidad de los adultos.

El muchacho de mirada fresca y lúcido ingenio resuelve el problema con las herramientas que su padre y el abuelo han perdido: la imaginación, la creatividad y la capacidad de innovación. También la capacidad de sorprenderse es importante. Son las habilidades que forman el talante inquieto y entusiasta del niño que, de manera natural, busca su identidad en su visión singular de lo que debe ser el oficio adaptado a los nuevos tiempos.

La luna es, pues, un cortometraje para todos los públicos, pero quizás sean los adultos quienes más provecho pueden sacar si se sabe reconocer y poner en valor la sabiduría intuitiva de los niños, a menudo ignorada o menospreciada por los adultos.

Los niños, por su parte, disfrutarán de esta fábula colorista y preciosa que los interpela para que confíen en ellos mismos, en sus habilidades racionales e intuitivas, para resolver y crecer ante los retos de la vida.

La luna estuvo nominadda a los premios Oscar de 2012, en la categoría de Mejor Cortometraje de Animación.

Es importante dejar que los niños encuentren su propio camino por varias razones. En primer lugar, los padres a menudo guían a sus hijos paso a paso en la vida por miedo a que puedan equivocarse, para ahorrarles sufrimiento o para protegerlos de los peligros del mundo. Sin embargo, al hacer esto, les estamos quitando la oportunidad de experimentar y descubrir el mundo por sí mismos. Los niños son auténticos y curiosos por naturaleza y quieren explorar y entender el mundo desde su propia perspectiva. Al enseñarles a ser como nosotros y a seguir ciertos pasos, los estamos despojando de su autenticidad y alejando de su esencia.

Por otro lado, al permitir que los niños descubran el mundo por sí mismos, les estamos fomentando la independencia y la confianza en sí mismos. Esto les ayudará a convertirse en adultos seguros de sí mismos con una identidad bien definida y la capacidad de tomar sus propias decisiones. Es importante encontrar un equilibrio entre guiar a los niños mientras crecen y dejarles espacio para ser quienes son destinados a convertirse.

Además, no debemos olvidar que la educación es un proceso de aprendizaje mutuo. Los niños pueden ser nuestros maestros y enseñarnos tanto como nosotros a ellos. Al permitirles explorar y descubrir el mundo por sí mismos, podemos aprender mucho de ellos y su forma única de ver el mundo.

 

Comentarios Cerrados

Los comentarios están cerrados. No podrás dejar un comentario en esta entrada.