Competencia Lingüística, expresion oral, Lectoescritura

PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN LINGÜÍSTICA EN EDUCACIÓN INFANTIL

El proceso que permite a los niños adquirir y apropiarse en los primeros años de su vida del idioma de su entorno sigue siendo motivo de asombro para cualquiera que se interese por la comunicación y el lenguaje.

La aparente facilidad del aprendizaje y la impresión de que los modelos adultos que pueden oír estos niños parecen caóticos sostuvieron durante muchos años la idea de que se trataba de una capacidad innata que emergía naturalmente en el curso del desarrollo.

Aunque nadie niegue que la adquisición del lenguaje se construya sobre bases fisiológicas, psicológicas y lingüísticas fundamentalmente, los estudios dedicados a la observación de las conductas comunicativas entre madres y niños pequeños han mostrado la existencia de procedimientos muy elaborados, aunque poco conscientes, que configuran un tipo de “enseñanza materna” del lenguaje oral que parece ir mucho más allá del simple aprendizaje de las estructuras superficiales de un idioma concreto. Desde los primeros intercambios no verbales, madres y niños construyen modelos de conducta cuya finalidad va explícitamente dirigida a la adquisición y fortalecimiento del sistema de comunicación más perfeccionado que existe. Este quehacer conjunto se fundamenta en procesos interactivos cuyo motor principal es la propia actividad del niño: sus intentos y sus construcciones imperfectas proporcionan a la madre información para que pueda ajustar su comunicación y su lenguaje a los intereses y al nivel formal adecuado para el niño. Este ajuste es fundamental para la retroalimentación y la reestructuración progresiva del sistema de normas lingüísticas (Snow y Ferguson, 1977; Rondal, 1983, o Moerk, 1983 y 1988).

Conviene, no obstante, recordar que estamos muy lejos todavía de conocer detalladamente los procesos y mecanismos subyacentes e incluso si ciertas estrategias -evidenciadas, por ejemplo, en los errores cometidos y errores posibles no cometidos por los niños- son de naturaleza cognitiva o específicamente lingüística. Rice y Schiefelbush (1989) en una obra reciente que agrupa diversos trabajos sobre el tema que encabeza este apartado, distinguen tres componentes básicos: las características específicamente lingüísticas, las variables propias de cada niño y las variables del input social.

En algunos casos, este aprendizaje materno no es posible o no ofrece los resultados esperados dentro de las pautas temporales habituales: entramos en el campo de la estimulación lingüística.

El lenguaje oral no es una destreza aislada, se inscribe dentro del conjunto de funciones y conductas que posibilitan la comunicación y buena parte de las operaciones mentales; si bien “comunicar algo” parece entrar en el campo de las conductas educables, no es tan seguro, como lo recuerda Rodríguez Illera (1988) que lo sea también “comunicar-se”.

PROGRAMA DE ESTIMULACIÓN LINGÜÍSTICA EN EDUCACIÓN INFANTIL

DESCARGA EL DOCUMENTO EN PDF

PROGRAMA DE ESTIMULACION LINGUISTICA EN EI

autoría: EQUIPOS DE ORIENTACIÓN EDUCATIVA Granada

 

 

Síguenos también en…

5 Comments

  1. FELICITACIONES POR TANTA DEDICACION PARA CON LA EDUCACION .

  2. JOSE

    NO SE PUEDE ABRIR EL ARCHIVO

  3. Quisiera saber por que no me envían material . estoy a la espera para poder aplicarlo en mis niños. Les quedaré muy agradecida.

  4. SOLEDAD

    EXCELENTE Y DINÁMICO CADA PUBLICACIÓN DE ESTA PAGINA… ME ENCANTA..!!!! FELICITACIONES… ME HAN AYUDADO UN MONTÓN … GRACIAS

Trackbacks / Pings