audición y lenguaje, Grafomotricidad, Percepcion visual, TDAH

Colección de fichas de grafomotricidad.

La grafomotricidad es un movimiento de la mano con la que el niño realiza el lenguaje escrito o los grafos, cuya base es la motricidad fina que es la porque permite que el niño pueda afinar su movimiento y lograr un proceso escrito que requiere de un proceso cognitivo moderadamente complejo.

La grafomotricidad es proceso de la motricidad del área fina, entendido en la capacidad de hacer los grafos letras o dibujos más pequeños, este proceso aparecerá después que el pequeño ha logrado cierta capacidad de controlar los movimientos, especialmente de manos y brazos. A medida que el niño crece desarrolla capacidades motoras gruesas que finalmente llegan a habilidades finas.

Objetivos de la grafomotricidad

La función básica de la grafomotricidad es concebida como un proceso en el que el niño alcanzará un movimiento en el que podrá ser capaz de realizar, primero letras o grafos moldeadas o de molde y posteriormente alcanzará la completa motricidad fina escribiendo con letra cursiva los textos.

El proceso de grafomotricidad o motricidad fina alcanzada es que el niño adquiera la destreza o habilidad de poder comunicarse en forma escrita y a través de ellos expresarse por medio de los signos o símbolos escritos. Esta habilidad se puede lograr mediante el ejercicio diario que permitan el mejor movimiento del antebrazo, el brazo, de la muñeca, la mano y sobre todo los dedos.

Las destrezas de la motricidad fina se desarrollan a través del tiempo, de la experiencia y del conocimiento y requieren inteligencia normal (de manera tal que se pueda planear y ejecutar una tarea), fuerza muscular, coordinación y sensibilidad normal. (Berruelo, 1990).
El aprendizaje de la lectura y la escritura no siempre va a la par.  Muchos niños saben leer y sin embargo tienen dificultades para escribir.  Algunos niños presentan problemas en la escritura causada por:

  • Dificultades en la motricidad fina
  • Una mala coordinación óculo manual.
  • Una forma extraña de coger el lápiz, que dificulta el proceso de escritura, tensa los músculos de la mano y cansa los dedos.
  • Trastornos en la presión se suelen producir como consecuencia de una tensión excesiva en la sujeción del útil de escritura. La tensión puede originarse en el hombro, debido a una postura inadecuada y bajar por el brazo hasta la mano que escribe. Al realizar demasiada presión la escritura suele ser oscura, llegando incluso a hacer agujeros en el papel. También la presión insuficiente por falta de fuerza en las manos, puede motivar que el lápiz se mueva dando lugar a una escritura “floja” e insegura. En ocasiones, una presión excesiva puede estar encubriendo una falta de fuerza en las manos, que se manifiesta en una presión excesiva pero inadecuada por falta de control.
  • Para colorear y escribir bien necesitamos tener fuerza muscular en las manos, buena motricidad fina, adecuada percepción visual,  un adecuado desarrollo de la coordinación óculo manual, una correcta posición corporal y  coger bien el lápiz.
  •  Algunos niños tienen una forma extraña de coger el lápiz, que dificulta el proceso de escritura, tensa los músculos de la mano y cansa los dedos.
  •  Para facilitar coger bien el lápiz podemos utilizar  lápices y pinturas  triangulares. En caso necesario se puede utilizar  un adaptador especial de plástico puede ayudar a reducir la tensión.

COLECCION DE FICHAS DE GRAFOMOTRICIDAD DESTACADAS

Grafomotricidad_parte_1

Grafomotricidad_parte_2

Grafomotricidad_parte_3

Grafomotricidad_parte_4

Grafomotricidad_parte_5

Grafomotricidad_parte_6

Grafomotricidad_parte_8

Grafomotricidad_parte_9

Grafomotricidad_parte_10

FUENTE: http://tomasbonillogomezprimaria.blogspot.com.es/

Síguenos también en…

2 Comments

  1. yaritza

    Quiero recibir en mi correo información de su página

Trackbacks / Pings