Atención, Atención Mantenida, TDAH

#TDAH Tabla con el tiempo de concentración de los niños según su edad

Para aprender debemos prestar atención a un estímulo concreto y gracias a la concentración logramos mantener esa atención el suficiente tiempo para procesarlo, integrarlo en nuestro conocimiento y posteriormente aplicarlo cuando lo necesitemos. Por lo tanto, tanto atención como concentración son pilares básicos en el proceso de aprendizaje.

Atención y concentración

El niño durante su aprendizaje se encuentra con un ambiente repleto de estímulos e información novedosa, lo que en ocasiones como es normal, genera una atención dispersa.

La atención y la concentración van aumentando durante el desarrollo, pero si bien es cierto que actualmente con la gran oferta de entretenimiento (televisión, internet, videojuegos…) los niños están mucho más estimulados y esto fomenta que haya una menor atención continuada hacia lo que les rodea, pero también hacía sí mismo y lo que siente. Por ello actualmente, la atención y concentración se han convertido en un tesoro perdido que buscan padres y educadores desesperadamente.

¿Exigimos o enseñamos?

Exigimos a los niños que presten atención, que no se distraigan, que no se levanten…  esto plantea una pregunta muy importante ¿les enseñamos a aprender? ¿les hemos enseñado a prestar atención? Es cierto, que como hemos comentado la atención se va desarrollando, pero como cualquier otro desarrollo, precisa una guía y actualmente se exige más atención en los niños de la que se cultiva.

¡Enseñemos!

Respetando siempre el momento evolutivo del niño podemos ayudarle a potenciar su atención y  concentración. Os dejo una guía que quizá os pueda orientar para saber, aproximadamente, la atención que puede ofrecer vuestro hijo en función de su edad:

DESCARGA LA TABLA EN PDF GRAN FORMATO

Tabla con el tiempo de concentración de los niños según su edad

  • 0 a 1 año: 2 a 3 minutos.
  • 1 a 2 años: 7 a 8 minutos.
  • 2 a 3 años: hasta 10 minutos.
  • 3 a 4 años: hasta 15 minutos.
  • 4 a 5 años: hasta 20 minutos.
  • 5 a 6 años: hasta 25 minutos.
  • 6 a 8 años: hasta 30 minutos.
  • 8 a 10 años: hasta 45 minutos.
  • 10 a 12 años: hasta 55 minutos.
  • 12 años en adelante: hasta 1 hora.

Imaginemos la capacidad de atención y concentración como un músculo, un músculo que como cualquier otro, si es entrenado gana fuerza, resistencia y elasticidad. Pues bien, está más que demostrado cómo nuestras experiencias moldean nuestro cerebro y los beneficios que se obtienen trabajando la atención en adultos, así que los beneficios que puede aportar a un niño, cuyo cerebro aún sufre cambios madurativos y que es tan sensible a estímulos externos, al ejercitar la atención y a desarrollarla desde la infancia son innumerables, por ejemplo:

  • Si la atención sostenida es buena, suele ir acompañada de una buena comprensión, por ejemplo un niño con una buena atención puede estar leyendo un texto sin perder el hilo y comprender mejor el significado completo, por lo que el aprendizaje se vuelve más fluido.
  • Si se les enseña a ejercitar la atención, no solo hace el exterior sino también hacía su interior, hacia lo que sienten, se vuelven más conscientes y se facilita el reconocimiento de sus emociones y por lo tanto su gestión.

Consejos para entrenar la capacidad de atención en los niños y niñas

  1. Observa al pequeño e identifica el momento del día en el que está más predispuesto a la concentración. Elige un momento en el que los pequeños estén alerta y con energía (evita por la noche o primera hora de la mañana). Estos momentos serán los adecuados para entrenar el hábito de la atención.
  2. Encuentra un espacio adecuado para trabajar la atención. Libre de distracciones y confortable.
  3. Empieza por actividades que requieran estar sentado y un trabajo intelectual,  que le interesen. Comenzaremos a entrenar el hábito por aquellos estímulos a los que atiende de forma natural, puede ser dibujar, leer, recortar, puzzles, etc… algún tema que llame su atención (personaje, coches, deportes, dibujos animados, etc.). Haz que realice la actividad y evite cualquier distracción (tele, ruidos, etc.), ya que si la actividad le interesa, si no aparece otro estímulo se quedará enganchando y aumentará sin darse cuenta y sin esfuerzo su capacidad de atención.
  4. Entrena la capacidad de atención con estímulos auditivos, para ellos son más atractivos y les requieren menos esfuerzo. Puedes usar audio cuentos o leerle tú, hazle escuchar el cuento completo y luego le preguntas sobre el mismo. Aumentaremos la duración de los cuentos poco a poco.
  5. Organiza sus tareas. Para ello divídelas en partes y distribuye tiempos. Los tiempos deben ser cumplidos, por ello es conveniente no excedernos en su duración (si le pedimos que esté 15 minutos realizando una tarea, tiene que aguantar ese tiempo). Poco  a poco iremos aumentando el tiempo de atención.
  6. Intercala descansos entre actividades.
  7. Refuerza cuando esté prestando atención y cuando haya cumplido con los tiempos previstos de atención.
  8. Estimula a terminar lo que ha comenzado. A veces abandonan porque se descentran, es importante que termine aunque tenga que hacer un descanso.

 

Fuente: EDUKAME

Síguenos también en…

Acerca de orientacionandujar

Orientación Andújar no es solo un blog, es la apuesta personal de dos profesores Ginés y Maribel, que además de ser pareja, son los encargados de los contenidos que encontramos dentro del blog y en el cual, vuelcan la mayor parte del tiempo, que sus tareas como docentes, y voluntarios en sus meses de verano les permite.

2 Comments

  1. Karina Delgado Camacho

    Empecé hace una semana a recibir los correos con los materiales. Me encantan, muchas gracias por todo el trabajo. Soy de Costa Rica.

Trackbacks / Pings