audición y lenguaje, dislalias, rotacismo

Guía 2018 para retraso de lenguaje y TEL

Desde la Consejería de Educación de Andalucía, han publicado en 2018 esta guía educativa destinada a orientarnos para conocer mejor al alumnado que presenta retraso de lenguaje (RL) o trastorno específico del lenguaje (TEL). El documento aborda conceptualmente estos trastornos, así como sus características evolutivas, medidas educativas y pruebas psicopedagógicas.

Existen alumnos y alumnas cuya dificultad de lenguaje no ha sido identificada y que no presentan ninguna razón aparente que explique por qué su participación en la clase es limitada, no saben explicar sus ideas con claridad, tienen problemas de gramaticalidad en sus enunciados, o poca fluidez al hablar.

 

DESCARGATE LA GUÍA EN PDF

Guía 2018 para retraso de lenguaje y TEL

En muchos casos se considera que no quieren trabajar, no ponen atención, no tienen interés…
Entre las dificultades de lenguaje, se define como TEL todo trastorno del lenguaje de inicio lento y retrasado respecto a su edad cronológica, que no tenga relación con un déficit sensorio-auditivo, motor, cognitivo, así como trastorno generalizado del desarrollo, es decir, deben excluirse las alteraciones neurológicas, estructurales y funcionales del desarrollo. En esta tipología no se incluye a niños o niñas que tengan una lesión neurológica focal, pérdida auditiva, problemas motores o sensoriales y problemas cognoscitivos (autismo, déficit de atención…).

El TEL es un trastorno de elevada prevalencia entre la población infantil. Su abordaje debe ser realizado de manera multidisciplinar en los ámbitos sanitario, social y educativo.

Los niños y las niñas con TEL tienen graves problemas para expresarse a través del lenguaje oral. Normalmente también les cuesta comprender lo que otros les dicen y expresar sus pensamientos y emociones, con obstáculos considerables en los aprendizajes escolares y en aspectos socioemocionales con riesgo de persistir estos problemas también en la adolescencia.

En el retraso del lenguaje (RL),como su nombre indica, existe un retardo en la adquisición de las diferentes etapas del desarrollo cronológico del lenguaje infantil. Debe considerarse a un niño con retraso en el lenguaje cuando, lo cuantitativo y lo cualitativo de su uso verbal, se halla por debajo de la cifra media de los otros niños de su edad, es decir, cuando un niño continúa dependiendo de gestos para comunicarse, cuando ya debiera estar utilizando signos convencionales verbales, cuando al usar las palabras lo hace de una manera tan deformada en su articulación que su lenguaje es ininteligible, y cuando sólo utiliza determinados elementos gramaticales en el aspecto pragmático, demorándose en la adquisición de otros nuevos elementos lingüísticos.
No debemos considerar los retrasos del lenguaje como un retraso menor de recuperación espontánea, pues suponen una situación de riesgo en los aspectos socioemocionales y académicos. Además, aún no hay suficientes estudios sobre la persistencia de las dificultades lingüísticas consideradas de carácter más leve.
La principal característica distintiva entre retraso del lenguaje (RL) y trastorno específico del lenguaje (TEL) es el criterio evolutivo, pues una de las características del TEL es la persistencia de la dificultad aún con la intervención logopédica; mientras que en el retraso del lenguaje la respuesta a la intervención suele ser buena mejorando la competencia del alumnado con retrasos en escaso tiempo, y además presenta un perfil homogéneo en los perfiles de lenguaje; por el contrario, los niños con TEL adquieren el lenguaje tarde, pero su desarrollo sigue luego un patrón distinto de lo habitual que complica su pronóstico e intervención. En esta tabla se recogen de forma sintética las principales características de TEL y RL (retraso del lenguaje) (Acosta y Moreno, 1999).

Síguenos también en…